Ser vegano es una forma de vida

El vegano no come ni carnes, ni lácteos, ni chocolate



Ser Vegano es apartarse de las carnes y de todo producto y subproducto de origen animal, como el yogurt, el queso, la leche; apartarse de productos procesados como las tortas, las galletas, margarinas y el chocolate; además de las bebidas alcohólicas, el cigarrillo, el tabaco y cualquier otro vicio, para asumir una dieta basada en productos de origen vegetal exclusivamente.

El Vegano considera que una nutrición totalmente vegana es “la alimentación del Dios Creador”, pues aseguran que las carnes, huevos y lácteos más que generar placer al paladar no se justifican ni sanitaria, ni nutritivamente para sean consumidos por seres humanos.

En su libro “Los secretos de la mágica salud”, Antoine Lootens, asegura que una alimentación correcta y un sano estilo de vida producirá la liberación de toxinas acumuladas por los malos hábitos alimenticios y provocará un agradecimiento de tu cuerpo.

Así también, el padre Lootens (que es uno de los fundadores de las Comunicadoras Eucarísticas del Padre Celestial en la Arquidiócesis de Cali, Colombia) sentencia que las enfermedades que aquejan a las personas provienen de los alimentos que consumen, entre otras, el dolor de cabeza, úlceras, presión arterial alta, hipoglicemia, obesidad, hipotiroidismo, amigdalitis, fatiga, diabetes, Alzheimer, Parkinson, cáncer, todas producto de una inapropiada ingesta de alimentos y alejada de una alimentación verdaderamente nutritiva.

Muchas personas refutan la dieta vegana, pero porque desconocen las funciones que cumplen los glúcidos en la alimentación y que están presentes en las frutas dulces, cereales y tubérculos, y son una fuente extraordinaria de proteínas que fortalecen los tendones y músculos, uñas y piel. 

Los lípidos proporcionan el aislamiento térmico a los órganos además de favorecer la formación de hormonas y actuar como banco de carbohidratos.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Organización Mundial de la Salud (OMS) un niño lactante o menor de dos años, amerita 2 gramos por kilo de peso; los niños, adolescentes y adultos menores de 60 años: 1.1 gramos por kilo de peso y menores de 60 años 1 gramo por kilo de peso.


Por todo esto el padre Lootens afirma que en los países de occidente, las personas frecuentan consumir el doble de lo que realmente requiere su organismo en proteína diaria lo que desencadena en gordura o sobrepeso. 

De allí, que las personas veganas aprovechan sus proteínas en un 100% provenientes de plantas y vegetales que son más saludables.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.