SAÚL OSÍO: Es imposible detener el avance de las criptomonedas

Del Bolívar al Petro

El desarrollo tecnológico sigue las sendas del perfeccionamiento. Las criptomonedas significan una escala superior en el intercambio de mercancías

Por Alehandro Rivero

Desde que el presidente de la república, Nicolás Maduro, anunciara el año pasado la incorporación de Venezuela al mercado de las criptodivisas, se ha generado un interés en todos los ámbitos sobre la naturaleza y el significado de esta nueva modalidad de equivalente general. Las criptomonedas, según los especialistas en el tema económico, vienen a convertirse en un nuevo eslabón, más avanzado, de la circulación mercantil.

Para ofrecer claridad respecto a este tema económico tan poco habitual para los venezolanos, Ciudad BQTO conversó con Saúl Osío, estudioso de las divisas electrónicas y dirigente político larense, quién ofreció detalles acerca de esta nueva modalidad de intercambio y las infinitas posibilidades que se abren para el país a corto y mediano plazo a través del Petro.

¿QUÉ ES EL INTERCAMBIO?

Para entrar en el tema, es necesario repasar brevemente algunos conceptos básicos sobre el intercambio mercantil. Desde que nuestra especie comenzó a crear y perfeccionar herramientas, como parte de su largo proceso evolutivo. Las particularidades geográficas permitían a unas tribus crear objetos o ‘valores de uso’ que otras no podían crear y viceversa. De esta manera, nació la necesidad del intercambio.

En un principio, se intercambiaban unos objetos por otros, lo que en economía se conoce como ‘intercambio simple’. 

Con el desarrollo de las fuerzas productivas, la complejidad de los productos era superior y en mayores cantidades. Así comenzó la evolución del intercambio, un prolongado proceso que paso por varias etapas de desarrollo, en la que se encuentra la forma dinero y que ahora está dando pasó a una nueva modalidad, la de las criptomonedas.

En el desarrollo del intercambio, objetos cada vez más complejos no se podían intercambiar directamente por otros, por lo que fue necesario un ‘equivalente general’, o lo que es lo mismo, una mercancía con la cual se pudieran realizar operaciones de intercambio. 

En algunos lugares, el papel de equivalente lo representaban las ovejas, en otros la sal (de allí viene la palabra salario). Hasta que surgió la forma dinero, representada por el oro y la plata. Posteriormente surgieron las monedas y el papel moneda, signos de valor respaldados en estos metales.

Un desarrollo dialéctico

Como se puede constatar, la forma dinero, al estilo tradicional como lo conocemos, no es una condición eterna, sino un aspecto histórico y transitorio en el desarrollo del intercambio. Al igual que sucede en la naturaleza, las relaciones sociales de los seres humanos son dialécticas o cambiantes. Lo que significa que los ‘signos de valor’ (monedas y papel moneda) deben ceder su paso hacia un nuevo ‘equivalente general’: las criptodivisas.

¿Qué son las criptomonedas?

Saúl Osío explica: “Las criptomonedas o criptodivisas son métodos de pago que nacieron, no precisamente de las teorías económicas clásicas ni tienen una escuela económica de gran envergadura, sino que nacen de un proyecto generado por ‘hackers’ y otras personas relacionadas al mundo de la informática”.

Afirma que las primeras criptodivisas nacieron aproximadamente en el 2008 o 2009 como consecuencia de la crisis financiera internacional. “Se crearon para evadir las sanciones que les pudieran aplicar las instituciones del mundo globalizado”. Agrega que, en las transacciones tradicionales, ni el demandante ni el ofertante son dueños del dinero, sino que el propietario del mismo es la banca.

“Esto hace que quienes realizan una operación son susceptibles de sanciones y bloqueos. Frente a esto, una comunidad decidió crear una forma de intercambio que no fuera vulnerable a las sanciones, queriendo o no queriendo, estas personas pusieron en grave peligro la hegemonía del capital financiero”, cuya columna vertebral es la banca, el intermediario que excluye el comercio con criptodivisas.

En la actualidad, según afirma Osío, existen unas 1700 criptomonedas en todo el mundo,15 de las cuales son las más usadas en las transacciones.

“Las criptodivisas no son más que un medio de pago, es decir, es un bien intangible como como un programa de computadora o un videojuego. Ninguna tiene respaldo en un bien tangible como el oro. Todas se sostienen en la confiabilidad que ellas mismas generan en los propios mercados a los que están destinadas”, subraya.

El Petro

Tras el anuncio del presidente Nicolás Maduro, las reacciones no se hicieron esperar. La web criminal Dólar Today aseguró que las personas que usen el Petro, la criptomoneda venezolana, serán sancionadas por Estados Unidos. “Ningún tipo de sanción podrá perjudicar a quien use las divisas, sencillamente porque no se puede acceder a la información. Es imposible detener el avance de las criptomonedas”.

Todo esto indica que el potencial de las criptodivisas, representa una gran oportunidad para el país, no solo para superar la actual crisis económica, inducida por el saboteo de agentes externos, sino abrir las puertas al futuro. “Esta innovación en materia económica permitirá a Venezuela romper con el bloqueo y traer al país las divisas necesarias para las grandes inversiones en la agricultura y la industria”.

Finalmente, Osío hizo el llamado a la juventud a profundizar en el tema, a leer e investigar sobre el mundo de las cripodivisas, el mundo del fututo en las relaciones económicas de intercambio.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.