La forma del agua, la Mejor película de academia.

La metamorfosis de Marilyn Monroe

La verdad que no se conocía del símbolo sexy 

Por VJBELLERA

Corrían los primeros años de la década de los cincuenta, tiempos de la post guerra mundial que acabó con millones de seres vivos en buena parte del planeta; años en que empezaban a darse los primeros avances espaciales.

El lanzamiento al espacio sideral del primer ser vivo: la perra “Laika” por parte de la Unión Soviética.

Y después del primer ser humano: Yuri Gagarin.

Los años 50 el de la aparición en la música y en el cine del “Rey del Rock and rollElvis Presley y de la publicación de la primera revista erótica dirigida al target masculino, como lo es “Playboy”.

En ese primer número, aparecía en su portada una despampanante rubia totalmente desnuda, su nombre de pila, Norma Jeane Baker Mortenson, pero el nombre que la llevó a la eternidad: Marilyn Monroe

A partir de allí le cambio la vida a esta hermosa mujer, con lluvia de contratos para el cine, sesiones fotográficas e imagen publicitaria que la impulsaría a convertirse en la mujer mas deseadas por los hombres y mas imitada por las mujeres del planeta. 

Marilyn Monroe, resumía características de una mujer perfecta (por lo menos en la cultura popular);  belleza, glamour, sensualidad, juventud, estilo, inteligencia. 

Pero quién pensaría que al momento de su trágico fallecimiento en 1962, motivado a una sobredosis de barbitúricos y somníferos, medicamentos que tomaba a diario debido a su frágil estado mental; “la sexy symbol” yacía muerta boca abajo en su cama con características desconocidas e imposible de creer por el gran público.

Presentaba un cabello sumamente descuidado y sucio, pues hacía varios días que no lo lavaba ni la teñía; estaba sin depilar (presentaba vellos en piernas y axilas), no tenía dientes (usaba una dentadura postiza), tenía los labios muy agrietados he hinchados, además tenía varios días sin bañarse, cosa que ocurría con cierta frecuencia en sus últimos años, motivado a sus problemas mentales, usaba prótesis mamarias, las cuales colocaba sobre sus pechos naturales para realzarlos.

¡Realmente sorprendente!, prácticamente imposible de pensar que ese cuerpo envejecido (a pesar de tener solo 36 años de edad), perteneciera a “la diva” con características físicas casi perfectas que había hecho suspirar a Hollywood y al mundo entero y que había sufrido en privado… “la metamorfosis de Marilyn Monroe”.

Comentarios