Frente a deuda por bonos, argumento, sanciones financieras


El Presidente venezolano, Nicolás Maduro, en una reunión ofrecida a sus fieles partidarios, oficializó que el mercado de bonos ha estado anticipado durante años.


Venezuela, con problemas de liquidez, buscará alivio de la deuda.


Las sanciones finacieras impuestas por los Estados Unidos le han servido, entre otras cosas, al presidente Maduro para justificar el retraso en el pago de capital por unos $ 1,100 millones en bonos de PDVSA, que vencían este jueves 2 de noviembre de 2017, conviertiéndose en el último hecho que presede el inicio de las negociaciones con los acreedores.

"Venezuela tuvo que enfrentarse a un bloqueo financiero genuino", dijo Maduro a la multitud en un encendido discurso en la televisión nacional que duró más de una hora.

Quedarón perplejos los operadores cuando Maduro expreso su intención exacta sobre el tema de los bonos, al comienzo parecía estar confudido con la terminología, pero inició pidiendo un refinanciamiento y al siguiente instante aludiendo a una restructuración, en la priemra se muestra amigable con el mercado y en la segunda asume la posición cercitiva del gobierno, inponiendo pérdidas a los acreedores.

Las sanciones impuestas por EE.UU. han osbtaculizado el proceso de recaudación de dinero de los inversores extrangeros, además que impide el refinanciamiento o la restructuración de la deuda existente ya que las regulaciones no autorizan a comprar nuevos bonos. Esta situación se agudiza mientras las sanciones estén vigentes.

"Esto promete ser un ejercicio de reestructuración tan complejo como lo he visto en mis más de 30 años de experiencia en este mercado", expresó Hans Humes, director ejecutivo del fondo de cobertura de mercados emergentes Greylock Capital Management.

La opción de Maduro de optar por ahorrarse los $ 1.1 mil millones hoy para cumplir con los bonos de Petróleos de Venezuela indica cuán cautelosos están los funcionarios en Caracas.

A través de PDVSA, Venezuela, tiene refinerías costa afuera y cuentas por cobrar por petróleo. La filial de refinación estadounidense de PDVSA, Citgo Holding Inc., también ha sido utilizada como garantía para respaldar algunos bonos. 

Aunque la restructuración fue rechazada por dos décadas, ahora se convierte en la salida a la pesada carga que la deuda por bonos representa y Maduro parece reconocer que esta situación se está volviendo insostenible por la caída de la producción y los precios del crudo.

Entre las acusaciones que ha realizado EE.UU. sobre algunos representantes del gobierno, están el Vicepresidente Tareck El Aissami, acusado de estar ligado al trafico de drogas, así como el Ministro de Finanzas en funciones, Simón Zerpa, también fue sancionado. Maduro fue acusado porque su gobierno a incurrido en violaciones a los derechos humanos y ha socavado la democracia, por las más de 100 vidas perdidas en las protestas de calle contra sus políticas económicas. Lo que Donald Trump calificó de "una verguenza para la humanidad".

Mientras el pueblo venezolano sufre una hiperinflación que aleja cada vez más los productos de la cesta básica alimentaria de las mesas de menos de recursos, el Presidente anuncia la salida al mercado monetario del billete de Bs. 100.000,00 y un aumento del 30% al salario mínimo que se convierte en más incremento de precios.

Así Venezuela, enfrenta uno de los peores colapsos económicos de América Latina con una inflación esperada del 2.000 por ciento para el próximo año.

Víctor Hugo Quiñónez

Comentarios