“El periodismo o es libre o es una farsa”. Rodolfo Walsh.

“El periodismo o es libre o es una farsa”. Rodolfo Walsh.

SOMOS MEDIO DE COMUNICACIÓN ALTERNATIVO, DIGITAL, LIBRE E INDEPENDIENTE.- "De nada sirve un periodista que escribe, si sus letras no están orientadas a mejorar el mundo" (Víctor Hugo Quiñónez)

viernes, 24 de marzo de 2017

¿Pueden efectivos de seguridad utilizar máscaras durante las OLHP?

Analistas explicaron que el uso de máscaras suele ser destinado a operativos de guerra. Las OLHP, en cambio, tienen un objetivo de orden social

Por KARLA PÉREZ | @KARLAB61
24 DE MARZO DE 2017 01:56 PM

“Ellos llevan esas máscaras porque vienen a matar. Es su forma de decir que vienen a eliminar a los delincuentes”, dijo un trabajador mecánico mientras limpiaba un automóvil en un taller ubicado en la calle 13 del sector los Jardines de El Valle, quien a su vez expresó su respeto a la medida tomada por las autoridades. Sin embargo, advirtió que “siempre terminan inocentes heridos”.

Con la misión de capturar a dos de los delincuentes que integran la lista de los más buscados por la Policía Nacional Bolivariana (PNB), alias “el Coqui” y alias “el Ruso”, el pasado 10 de marzo se llevó a cabo la Operación de Liberación Humanista del Pueblo (OLHP) en los Jardines de El Valle, operativo que fue noticia por las inusuales “máscaras de la muerte” que utilizaron funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Las caretas de calaveras que cubrían los rostros de algunos funcionarios generaron revuelo, temor e incertidumbre en los habitantes de las zonas de “liberación”. Se preguntaban cuál era el motivo del nuevo elemento integrado a sus uniformes durante la operación, que dejó nueve muertos y 50 detenidos, pero no logró la captura de “el Coqui” y “el Ruso”.

Durante el despliegue solo los efectivos de la Dgcim portaban las máscaras. Se abstuvieron de usarlas la PNB, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas): se apegaron a las reglas de actuación policial que establece la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana; al ser la Dgcim un organismo militar, no siguió los parámetros de dicho código.

No obstante, el criminólogo Fermín Mármol García considera que los militares sí debieron apegarse a la ley policial: “Si vamos a tener componentes militares coadyuvando en los operativos, es bueno que se adecúen a las prácticas de seguridad ciudadana. El cobertor tipo calavera envía un mensaje de extinción que puede ser aceptable en temas militares de confrontación bélica, pero en temas de seguridad ciudadana no es un correcto mensaje”, explicó.

Ricardo Sánchez, diputado suplente a la Asamblea Nacional por el Gran Polo Patriótico (GPP), aseguró que el uso de máscaras tácticas corresponde con estándares internacionales para proteger la identidad de los funcionarios. “Las mejores unidades tácticas del mundo en ejercicio de operaciones especiales usan caretas, máscaras y pasamontañas”, agregó en su cuenta de Twitter el 11 de marzo. 

A pesar de ser un organismo que suele actuar en las OLHP, el Cicpc no se mostró a favor de emplear las máscaras, pues considera –de acuerdo con un comunicado- que generan “desconfianza en la población”. Por lo tanto, prohibió a los funcionarios cualquier implemento para cubrir el rostro mientras estén servicio.

Con esta opinión coincide Marino Alvarado, activista de derechos humanos. Indicó que la medida pretende “causar más temor en la población”.

Por otra parte, ofreció una explicación más detallada acerca del servicio que deben prestar quienes participan en los operativos. Sostuvo que la labor que los efectivos realizan no son operativos antiterroristas sino de seguridad ciudadana, por tal motivo, no encaja la permisibilidad de carácter internacional que se le ha dado a quienes portaron caretas de calaveras el pasado 10 de marzo.

Hizo énfasis en la actuación de funcionarios del Ejército en las OLHP. Aclaró que, de acuerdo con la Constitución, los militares no deben actuar en operativos de seguridad ciudadana. “Cada vez se usa más a la guardia y a funcionarios del Ejército”, añadió.

A su juicio existe una gran diferencia en el objetivo policial y militar a la hora de prestar servicio. Explicó que los militares están formados para combatir enemigos y causar máxima letalidad, mientras que los policías deben garantizar la seguridad ciudadana y efectuar el mínimo daño.

¿Y la ley orgánica de la OLHP?

La Operación de Liberación del Pueblo fue activada en 2015 para garantizar la paz y la estabilidad ciudadana; todavía no tenía la “H” de “Humanista”. En una reunión de trabajo realizada en Guarenas, estado Miranda, el presidente Nicolás Maduro expresó la necesidad de actuar para garantizar al pueblo “su felicidad, estabilidad, tranquilidad, derecho a la vida y a tener patria”.

En ese mismo mes, el mandatario nacional anunció la creación de una ley orgánica para las OLP. Actualmente se desconoce la existencia de una normativa jurídica para el funcionamiento de estos operativos, así que no existe una regulación del comportamiento y la vestimenta de los efectivos.

Al estar compuesta por distintas instituciones policiales y militares, las OLHP se rigen por la Ley Orgánica del Servicio de Policía, bajo el carácter de sus funciones en seguridad ciudadana, lo cual contrasta con las dudas sobre la legalidad de ser una medida de índole pacífica o de naturaleza militar.

Delsa Solórzano, presidenta de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional, dijo que desconoce las resoluciones de la OLHP. Aseguró que estas son emitidas por el gobierno a través de cadenas nacionales, como la del 15 de enero de 2017, en la que ordenó la reestructuración de la OLP con el fin de que fuera de carácter humanista. El jefe de Estado reconoció que en las operaciones estaban ocurriendo “irregularidades”.

“El uso de máscaras es completamente ilegal y violenta los estándares internacionales en derechos humanos. La reestructuración de la OLP fue por los centenares de denuncias que recibimos en el marco de todo lo que pasó en la OLP de Barlovento. Se anunció que ahora sería con “h”, no de humanista, sino de homicidio”, señaló la diputada.

Aunque Fermín Mármol García opina que, según la Ley Orgánica del Servicio de Policía, el uso de cobertor facial está permitido, sostiene que puede emplearse “siempre y cuando la ciudadanía, inclusive los infractores, conozcan en todo momento la identidad con nombre y apellido de los funcionarios”.

Agregó que lo que sucedió el 10 de marzo fue un incumplimiento de las reglas por parte de la GNB y la Dgcim, instituciones de corte militar que intervinieron en las OLHP y “no se sometieron a la Ley del Servicio de Policía”.

OLP Y OLHP

Una “h”, esa es la única diferencia entre la OLP y la OLHP, señaló el director del Observatorio Venezolano de Violencia, Roberto Briceño León. Advirtió que la implementación del concepto humanista se hizo debido a la actuación de los operativos, que en principio generaron rechazo por parte de las comunidades.

Precisó que la creación de la OLP fue bajo un mecanismo populista de control del delito, pues la población requería que el gobierno hiciera algo ante el incremento de la inseguridad. “Pero en diciembre del año pasado se dieron cuenta de que estaban teniendo una crítica muy fuerte por parte de las comunidades”, indicó.


LEE MÁS

Además, el criminólogo considera que el propósito de las máscaras de calavera es intimidar a los ciudadanos diciéndoles “somos la muerte”, lo que a su juicio va de la mano con el desempeño de “ejecución” que los funcionarios han llevado a cabo durante los operativos.

En ese sentido, sostuvo que es equivocado decirle a la sociedad “matar es malo, matando”. Concluyó con que las máscaras son otro instrumento que demuestra el extremismo de la OLHP.

No hay comentarios :